Mensajes del Fundador  

REFLEXIÓN SEMANAL N°2

REFLEXIONES PADRE SERGIO N° 2

Tú eres mi hijo, yo te he engendrado hoy

 

Constatamos una ley de oposición, los pueblos se oponen al Señor y a los mandamientos. Las naciones buscan sus propios planes; se agitan, se contraen como un tigre feroz que salta sobre sus presas, los más pequeños, para ver si pueden devorarlos. Pero con María Santísima no podrán, nada pueden contra María, el terror de los infiernos; es María nueva Eva, la Virgen santa. ¿Por qué se agitan las naciones, por qué se levantan los reyes de la tierra que conspiran junto a sus caudillos contra Dios, el Señor y contra su ungido que es Cristo Jesús, el Señor? Nos admiramos ¿por qué, pero por qué conspiran?, ¿no ha sido suficientemente sincero Jesús; no ha hablado abiertamente en el mismo templo de Jerusalén? Y ellos gritan con una soberbia y prepotencia: “caiga su sangre sobre nosotros y sobre nuestros hijos”. Nos hemos opuesto al Rey de reyes, que nos ha hablado tantas cosas buenas. Es la ley de oposición al Señor.¿Qué pueden hacer contra El Padre y su ungido? Dicen: rompamos sus yugos, sus mandatos y preceptos. Pero Dios que posee el cielo y la tierra y todo cuanto existe, no aceptará la situación, hará justicia, se burla de ellos. Dios en su justicia reacciona con mucho enojo, porque ¡cómo no hemos querido entender la misericordia de Dios!Les manifiesta que tengan cuidado por esta oposición peligrosa. Nos advierte: ya tengo consagrado a mi gran Rey,Jesús¿quién podrá separarnos de Él? ¿Acaso la espada, el hambre, la angustia, la desnudez? Todo lo podemos en Aquel que nos conforta, anunciamos pues el decreto del Señor. El Señor ha dicho respecto a Jesús: Tú eres mi Hijo, yo te he engendrado hoy ¿quién podrá oponerse entonces a Él si hasta el mismo infierno tiembla de terror ante el nombre de María? Este mundo eviterno que hace millones de millones de años comienza con las galaxias lejanas en el Big Bang está en las manos del Creador y en ese mar agitado, sumergido por las olas del fuego gigantesco, conlleva un decreto que nada ni nadie podrá oponerle resistencia. El Señor nos dará por herencia las naciones;así como satanás se sentía dueño de todas las naciones de la tierra, sabemos que el Padre que es justicia, verdad y cumplimiento nos hará salir adelante donde otros se quiebran o se doblan fácilmente, como juncos a la orilla de los ríos. Así caerán unos sobre los otros aquellos que no quisieron aceptar que había que servir al Señor respetando a sus leyes. Por eso dice el Señor, besen sus pies, no se irriten y no perezcan en el camino porque su cólera se inflama de repente contra los cínicos que deambulan por todas partes, porque si volaran esos mentecatos pasaría siempre nublado, no podríamos ver el sol. Felices los que se acogen al Señor y ponen en Él con María su confianza.

 

REFLEXIÓN SEMANAL

REFLEXIÓN SEMANAL

DE NUESTRO FUNDADOR

 

 

¿Quién como Dios? Es la respuesta del arcángel San Miguel a la traición de satanás: el impío, el mentiroso que no aceptó que no hay nada ni nadie como Dios. El diablo quiso dar batalla contra Dios para manifestar su envidia, su locura implacable. Dichoso el hombre y la mujer que no se dejan arrastrar por las mentiras de los masificados de siempre; felices que no se dejan tentar por la malicia y mentiras de los que no siguen la verdad, sino la conveniencia del momento. Si tiene amistad con los de la masa es solamente para ayudarlos a salir de ahí; están siempre dispuestos a dar razón de su fe, de su esperanza y de la misericordia que late en su corazón. No se sienta al lado de los que adoran los espectáculos frívolos de siempre porque ama a Dios. Se complace en las leyes del Señor, en los preceptos de María su Madre. Está siempre contemplando y manifestando las leyes y mandatos del Señor; sea de día, sea de tarde, sea de noche. Sabe que si sigue su ley, la ley de la gracia, tendrá parte con el Señor y no dice temerariamente: “¡Ah! el Señor no lo ve, no se da cuenta de mis pecados, si hay infierno, allí solamente está satanás, nadie más entra ahí. Tiene confianza como un pequeño niño en los brazos de su madre. En todo se parece al árbol plantado junto a la acequia, de donde bebe en sus raíces el agua que da vida a sus ramas, hojas y frutas. Da al tiempo consabido frutas jugosas de rico sabor. Nunca se seca su follaje y todo lo que hace ese hombre y esa mujer sale bien. Si hay terremoto en su lugar, hay más protección; si se salen los ríos, el agua llega hasta un cierto punto; la gente pondera lo bien que le va, la gente llega a decir “¡Qué buena suerte que tiene ese hombre!”, pero no ven que está la mano bondadosa de Dios custodiando cada uno de sus pasos. ¡Qué diferentes son los caminos de los que marginan a Dios de sus vidas, como, los masificados, drogadictos, alcohólicos, sexo maníacos y sinvergüenzas que nunca faltan, que nunca se miden en sus palabras, gestos y acciones. Alabado por siempre sea el Señor, María su Madre y la santa Iglesia a la que se le ha prometido que las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Para los que se apartan del Señor es todo muy diferente. Cada día el miedo acecha sus puertas. Siempre está temiendo caer en la trampa. Son como paja que se lleva el viento. No tienen ni un fondo valórico. La hipocresía, las mentiras, se ocultan detrás de sus gestos aparentemente amables. Tal como el demonio terminó siendo echado afuera, a ellos les pasará igual. Por eso, la conclusión es no ser temerarios pensando que da lo mismo si se porta bien o mal. Es loco quien piensa que Dios no escucha sus mentiras. El Señor conoce perfectamente el camino de los malos que van a la perdición sino se arrepienten a tiempo. ¡Aleluya! ¡Cantemos al Señor un himno de todo corazón!, porque lindos son sus proyectos llenos de caridad y misericordia. Por así decirlo, lo sienta como a un niño en sus rodillas, junto a su mejilla nos acaricia y nos da una vida nueva que es maravillosa. La bendita entre todas las mujeres, junto con los santos, supieron vivir de verdad y con alegría su camino de seguimiento de Cristo. Amén. Aleluya. Amén. 

 

 

 

 

La Reina del Ecumenismo

El hombre no nace para las cosas divinas por la simple voluntad e instinto humano;

no nace por las obras humanas por más valiosas que puedan ser,

Leer más...
   

Noticias antiguas  

   

Somos una comunidad de Asociaciones de fieles del Oratorio Mariano Madre del Pueblo de Dios. Cada una de éstas, según el Derecho Canónico, es una Asociación Pública de Fieles. Cuidamos primordialmente de un importante Movimiento laical. 

Nuestra Obra cuenta con cuatro Asociaciones Públicas de Fieles erigidas canónicamente y con sus respectivos estatutos aprobados:

  Asociación Clerical de Sacerdotes y Religiosos.
  Asociación de Hermanas Apostólicas.
  Asociación de Hermanas Misioneras
  Asociación Femenina Secular (para señoras o señoritas).

El número de Consagrados es de 45, de los cuales 10 son ya sacerdotes y uno es diácono transitorio. El Movimiento laical se aproxima a las 1.500 personas.

Estamos erigidos canónicamente en cuatro diócesis de Chile y dos en el extranjero: Córdoba, Argentina y Santa María en Brasil.
 

El 15 de marzo de 1978 se inicia la primera experiencia de vida en comunidad, que luego constituirán una Asociación Pública de Fieles, con sus primeros sacerdotes y Hermanos consagrados. La comunidad se estableció el año 1979 en San José de la Mariquina, actual Región de los Ríos, acogidos por Monseñor Sixto Parzinger, Vicario Apostólico de la Araucanía.

En enero de 1989, nuestro Padre Fundador, P. Sergio Mena González, es nombrado párroco de la Parroquia de San José de la Mariquina. A los pocos meses, el  22 de abril de 1989, es la: Ordenación sacerdotal de los primeros Hermanos del Oratorio, Padres Martín Donetch y José Miguel Curutchet.

El 8 de diciembre de 1991 nacen las Fundaciones de las Asociaciones Públicas de Hermanos y Hermanas Apostólicas aprobadas canónicamente por Monseñor Bernardo Cazzaro,  Arzobispo de Puerto Montt.

El 24 de septiembre de 1993 tenemos la visita del Cardenal Carlos Oviedo Cavada al Oratorio Central de la Obra, en Santiago, donde celebra la Eucaristía con los Padres y fieles del Oratorio.

El 15 de agosto de 1995, Monseñor Bernardo Cazzaro, da la aprobación canónica a la Comunidad de Hermanas Seculares.

El  22 de febrero de 1996 se funda la Parroquia Madre del Pueblo de Dios en Puerto Montt, en el sector de gran pobreza, Villa Artesanía, Las Industrias y Chile Barrio, Cayenel.

En el año 1997 recibimos la primera escuela propia del Oratorio Mariano en un sector pobre de Puerto Montt. Es lo que ahora se denomina Colegio Santa María.

El año 1999 está marcado por los trabajos en Santiago, en varios Liceos  y por  la alegría de contar con un sitio en Maipú, donde se asentó el Oratorio Mariano.

El año 2.000, el Año del Jubileo: Ordenación sacerdotal del P. Iván Leng en Puerto Montt, Ordenación sacerdotal del P. Raimundo Mena, incardinado en Santa María, Brasil. También se da inicio a una Cdd. de Hermanas Misioneras, con el carisma de llevar el Oratorio a todos los lugares del mundo. Se bendice el Internado de la Parroquia de San José de la Mariquina. Se funda el primer grupo mariano de señoras en Alemania.

El año 2001: Inicio del trabajo en la diócesis de San Bernardo. Santuario de la Virgen de Chena. Nuestro padre Fundador asume la parroquia del Hospital en San Bernardo.

En el año 2010 somos erigidos canónicamente en la diócesis de Valparaíso, por Monseñor Gonzalo Duarte.

El año 2011 se da inicio al Liceo Mater Populi Dei , en San José de la Mariquina.


 Paralelamente, se fueron fundando misiones en Argentina, Brasil, Colombia, México. Varias de ellas ya tienen reconocimiento oficial de la Iglesia, con los decretos episcopales correspondientes.
En las demás diócesis se esta buscando ese reconocimiento.

   
© OratorioMariano.com