Warning: include(/home/oratoriomariano/public_html/administrator/modules/mod_feed/stats.php): failed to open stream: No such file or directory in /home/oratoriomariano/public_html/includes/framework.php on line 7

Warning: include(): Failed opening '/home/oratoriomariano/public_html/administrator/modules/mod_feed/stats.php' for inclusion (include_path='.:/usr/lib/php:/usr/local/lib/php') in /home/oratoriomariano/public_html/includes/framework.php on line 7

Warning: session_start(): Cannot send session cookie - headers already sent by (output started at /home/oratoriomariano/public_html/includes/framework.php:7) in /home/oratoriomariano/public_html/libraries/joomla/session/session.php on line 658

Warning: session_start(): Cannot send session cache limiter - headers already sent (output started at /home/oratoriomariano/public_html/includes/framework.php:7) in /home/oratoriomariano/public_html/libraries/joomla/session/session.php on line 658
CELEBRACIÓN 7° PIEDRA FUNADACIONAL
 Imprimir 

El Oratorio Mariano, una familia unida y misionera.

La Familia es también una vertiente de Gracia.

 

¿Que hacer si el Fundador se encuentra fuera de Chile? ¿Hacer la Jornada o no?  Muchos se preguntaron, ¿qué gracia tiene hacer una jornada con la familia, si el Padre Sergio no va a estar? Pero, pensando en lo que él mismo nos diría, entramos en la razón: no podemos dejar de hacer cosas, solo porque no está el Fundador; porque es cierto que algún día ya no estará como siempre con nosotros, pero, tenemos que seguir haciendo cosas, jornadas, caminatas, celebraciones, retiros, para que nuestro Oratorio siga siendo un movimiento vivo.

 

El Padre fundador es vertiente de gracia para todos los que están unidos a él, pero, siempre que también estén unidos a las otras vertientes.

La Familia es vertiente de gracia y como esa familia unida nos organizamos muy de improviso para la celebración de la Séptima Piedra Fundacional: “Familia unida y misionera, vertiente de gracia”, el día 21 de Mayo en el Oratorio de Maipú.

 

La Jornada empezó con un rico desayuno compartido, siguiendo con los Saludos de la mañana, para después pasar al salón y empezar con la charla. A pesar de que la actividad fue organizada en tan corto tiempo, la participación fue bien numerosa, llegando gente de Hospital, del Oratorio Central, de San Saturnino y de Maipú.

 

Justo el día en que se fundó la Séptima Piedra Fundacional salieron los primeros misioneros de Chile, por lo que este año se quiso meditar especialmente a la luz de las misiones; y, por este motivo se pidió a las distintas comunidades religiosas un testimonio con fotos de los lugares donde se encuentran misionando. Así ese sábado no solo nos reunimos en Maipú, sino que a través de las distintas presentaciones hicimos también un  viaje por toda Sudamérica, hasta México, visitando a cada una de las misiones de nuestro Oratorio.

 

Cuando uno tiene la experiencia de la misión, sabe que importante es la unidad de la familia, sentir que no estamos solos, que siempre está la familia que me apoya en oración. Y es bonito saber que es Dios y nuestra Madre quienes nos unen, porque para Ellos no hay fronteras y su idioma universal es el amor y la fe.

También se vio la importancia de una familia que solo funciona en unidad. El Padre Iván afirmó en la Santa Misa que celebró al mediodía, que nos necesitamos mutuamente y que en esa unidad se pueden hacer tantas cosas como, por ejemplo, preparar esta jornada tan linda en que todos participaron con mucha alegría, fue un ejemplo de unidad de la familia; esto no hubiese sido posible sin la colaboración de todos, compartiendo las cosas traídas, arreglando y decorando el lugar, preparando la animación y explicación de la temática para todas las edades, etc. Hasta las personas no físicamente presentes ayudaron, porque las comunidades de las misiones mandaron material de su trabajo, para compartirlo con nosotros. Estamos muy contentos de haber vivido un aniversario más como familia unida y misionera. Gracias, Madre.

 

 

                                                               HERMANAS MISIONERAS, ORATORIO MAIPÚ